Potaje de garbanzos con bacalao


La Semana Santa da comienzo con el Domingo de Ramos, la conmemoración de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, un evento que se menciona en los cuatro Evangelios canónicos.

La receta de hoy recibe varios nombres, pero el más popular es el de potaje de vigilia. Este reconfortante potaje es muy típico de la cocina española durante la Cuaresma y Semana Santa; su principal ingrediente es el bacalao, lo que nos permite disfrutar de un delicioso manjar incluso en los días de abstinencia de carne.

No perdáis la oportunidad de deleitaros con esta receta, ¡está  buenísima!

Ingredientes

  • 500 g de garbanzos
  • 200 g de espinaca fresca
  • 200g de lomo de bacalao desalado
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo sin pelar
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada sopera de pimentón dulce
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 3 litros de caldo de pescado
  • 2 huevos cocidos

Procedimiento

Ponemos en remojo los garbanzos la víspera, cubiertos de agua y con una pizca de sal y bicarbonato de soda. También se puede hacer esta receta usando garbanzos cocidos en conserva. Al día siguiente ponemos una olla al fuego con el caldo de pescado y, cuando empiece a humear, añadimos los garbanzos junto con la cebolla, el ajo y el laurel. Damos un hervor y bajamos el fuego, cociendo hasta que queden tiernos los garbanzos (este tiempo se reducirá si usamos garbanzos cocidos) Cuando estén los garbanzos cocidos, sacamos los ajos, la cebolla y una porción de garbanzos. Salteamos los garbanzos en aceite de oliva con la cebolla y el ajo cocido, rehogamos con el pimentón, mojamos con un poco de caldo de la cocción y trituramos.

Al finalizar la cocción añadimos las espinacas cortadas en juliana, el bacalao en dados, el huevo cocido picado y el sofrito triturado y dejamos cocer 10 minutos más.

En cuanto a la gastronomía Panameña durante la Cuaresma y Semana Santa, ya el año pasado cociné algunas recetas. Por ejemplo, la cocada que es un dulce tradicional en diversos pueblos durante Semana Santa. Las cocadas blancas o teñidas son cuadritos o rombos con coco y azúcar que al secarse endurecen. Mientras que las cocadas negras se preparan con melaza, miel de caña o raspadura adquiriendo un aspecto melcochoso. Colón es la provincia que heredó estas cocadas negras del grupo afroantillano y que ahora se pueden tomar en cualquier región del país para Semana Santa.

Además tenemos el pan bon, un pan dulce moreno con frutas y pasas que no puede faltar en la gastronomía de Semana Santa panameña. Este pan existe en Colón desde que llegaron los antillanos a la construcción del Canal de Panamá. El bon para Semana Santa significa que “el tiempo de paz y amor ha llegado”. A este pan se le coloca una cruz en el centro con la misma masa, lo que representa la cruz en la que Jesús fue crucificado.

Finalmente tenemos muchos platos con pescado, el protagonista de esta ruta gastronómica, una de mis recetas favoritas es el bacalao con papas.

¡Qué aproveche!

Galletas de mantequilla de cacahuete y trozos de chocolate


Las dos galletas favoritas en casa son las típicas cookies con chispas de chocolate y las galletas de mantequilla de cacahuete.

La receta de hoy es una especie de híbrido entre las dos y el resultado, os aseguro, es mejor que un Prius.

Ingredientes

  • 1 ½ tazas de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 taza de mantequilla de maní (cremosa o con trocitos)
  • 4 cucharadas (½ barra) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • ½ taza de azúcar moreno
  • ½ taza de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 225 g (8 onzas) de chocolate semidulce, cortado en trozos

Procedimiento

Precalentamos el horno a 180 ºC (350 ºF)

En un tazón, mezclamos la harina con el bicarbonato y los dejamos a un lado.

Con una batidora eléctrica, batimos la mantequilla de cacahuete, la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla quede suave y esponjosa. Agregamos los huevos y la vainilla, y batimos bien. Con la batidora a baja velocidad, agregamos poco a poco la mezcla de harina, batiendo lo justo para que se mezclen. Finalmente agregamos los trozos de chocolate.

Colocamos cucharadas colmadas de la masa en la bandeja dejando 2 centímetros y medio (1 pulgada) aproximadamente entre ellas. Horneamos hasta que estén doradas, de 13 a 15 minutos. Transferimos las galletas a unas rejillas para que se enfríen.

Rinde 36 galletas aproximadamente

¡Qué aproveche!

Fuente: MarthaStewart.com

Me gustaría compartir con vosotros algunas fotos que hice la semana pasada en Alcalá de Henares, cuna de Miguel de Cervantes Saavedra, autor del Quijote, entre muchas otras obras.

Esto es un rincón del patio de la casa de Cervantes. Aquí es donde nació en 1547.

Este es el Colegio Mayor de San Ildefonso. Edificio principal de la Universidad de Alcalá de Henares, fundada por el Cardenal Cisneros en 1499. Es una de las obras más importantes del Renacimiento español y declarada Patrimonio de la Humanidad, junto con el resto de la histórica Alcalá de Henares en 1998.

El patio llamado de Santo Tomás de Villanueva, el primer santo en salir de las aulas de la Universidad Complutense.

El Patio Trilingüe, perteneciente al Colegio de San Jerónimo, construido entre 1564 y 1570.

El Paraninfo, aquí es donde el Premio Miguel de Cervantes se celebra cada año desde 1976.

¡Espero que os haya gustado el paseo!

Pavlova


El fin de semana pasado hice tocinillo de cielo. La receta original se hacía con 12 yemas de huevo, pero yo ni quería ni necesitaba tanto tocinillo, así que reduje a la mitad la receta, por lo que terminé con 6 claras de huevo. Para no desperdiciarlas hice esta Pavlova.

Debo decir que no estoy 100% satisfecha con su aspecto, pero su sabor compensaba cualquier defecto estético. Esta receta me la pasó mi querida amiga Tere, la responsable de que siempre lleve un trocito de Chile en el corazón. La única variación es que he usado 6 claras de huevo en lugar de 4.

El relleno es una capa de leche condensada con zumo de limón, a continuación algunos fresones en rodajas y, finalmente, un poco de nata montada, pero podéis añadir cualquier otra fruta de temporada.

Aparentemente este postre fue creado en honor de la bailarina rusa, Anna Pavlova, ya sea durante o después de uno de sus viajes por  Australia y Nueva Zelanda en 1926; pero para mí siempre será la Pavlova de LaTere.

Ingredientes

  • 4 claras de huevo grandes
  • 250 g de azúcar (preferentemente superfina)
  • ½ cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de maicena (harina de maíz)

Relleno o Topping

  • Nata montada
  • Fruta fresca de temporada, fresones, kiwis, melocotones, etc
  • Leche condensada con zumo de limón

Procedimiento

Precalentamos el horno a 130 º C (250 º F) y colocamos una bandeja en el centro del horno. Cubrimos una bandeja para hornear con papel antiadherente (pergamino) y dibujamos un círculo de unas 7 pulgadas (18 cm) en el papel.

Batimos las claras a velocidad media hasta que se formen picos suaves. Empezamos a añadir el azúcar, una cucharada a la vez, y continuamos batiendo, a velocidad alta, hasta que el merengue forme picos duros y brillantes. Añadimos el extracto de vainilla. Rociamos el vinagre y la maicena y, con una espátula de goma, mezclamos suavemente.

Colocamos el merengue sobre el papel dentro del círculo, intentando que los bordes queden un poco más altos que el centro  para poder colocar la crema batida y frutas. También se pueden hacer varios merengues individuales.

Horneamos durante 5 minutos a 130 º C, luego bajamos la temperatura a 120 ºC y continuamos la cocción durante 50 minutos más o hasta que el exterior está seco y sea de color crema muy pálido. De acuerdo a la australiana Stephanie Alexander “si gotas de almíbar se forman en la superficie del merengue, usted sabrá que lo ha cocido demasiado, líquido saliendo del merengue es un signo de cocción insuficiente” ((The Cook’s Companion).

Apagamos el horno, dejamos la puerta entreabierta, y esperamos a que el merengue se enfríe por completo dentro del horno (por lo menos tres horas o toda la noche). El exterior del merengue ha de sentirse firme al tacto si se presionan suavemente, pero a medida que se enfríe se resquebrajará un poco y podremos comprobar que su interior es suave y con una consistencia de nube (marshmallow).

El merengue ya frío se puede almacenan en un lugar fresco y seco, en un recipiente hermético, por unos días.

Después de rellenarlo o cubrirlo con la fruta, debemos servirlo inmediatamente, ya que este postre no se conservará muchas horas, porque el merengue empezará a absorber el zumo de las frutas.

Rinde 6 a 8 porciones.

¡Qué aproveche!

Galletas de mantequilla de cacahuete/ Maní


Últimamente he estado horneando mucho. Debe ser por el frío que está haciendo… El otro día hice unas galletas de mantequilla de maní que estaban buenísimas ¡Vistas y no vistas!

Sin embargo éste no fue mi primer intento, la primera vez que las hice las galletas estaban buenas, pero se extendieron demasiado y no mantuvieron su característica forma entrecruzada en la parte superior. Creo que el problema fue que no tenía manteca vegetal (shortening en inglés), así que compré una lata de Crisco ® y ¡problema resuelto!

De todos modos, sé que hay personas que prefieren no usar manteca. Bueno, en primer lugar quiero decir que si se usa de vez en cuando no puede ser TAN mala; en cualquier caso he encontrado información acerca de sustitutos del shortening, en caso de que decidáis hacer esta receta todas las semanas.

Aquí está la información del Tesauro de cocina:

Shortening = Manteca vegetal: Crisco es una marca popular. Sustitutos: mantequilla (1 taza de manteca vegetal = 1 taza de mantequilla + 2 cucharadas, la mantequilla tiene mejor sabor que la manteca vegetal, pero más es más cara (esto no es del todo cierto en España) y tiene niveles de colesterol y un mayor nivel de grasas saturadas; hace galletas menos crujientes, el pan con una costra más crujiente) o margarina (1 taza de manteca vegetal = 1 taza de margarina + 2 cucharadas, la margarina tiene mejor sabor que la manteca vegetal, pero es más cara (tampoco necesariamente cierto en España), hace galletas menos crujientes, corteza de pan más dura) o manteca de cerdo (1 taza de manteca vegetal = 1 taza – 2 cucharadas de manteca de cerdo, la manteca de cerdo tiene colesterol y un mayor nivel de grasas saturadas) Espero que esta información os sea útil.

La receta de hoy es de una página llamada peanutbutterlovers.com. Tienen un montón de recetas e información acerca de la mantequilla de maní. Tan sólo hice un cambio en su receta, en lugar de mantequilla de cacahuete cremosa usé de la crujiente, así que no añadí maní tostado.


Ingredientes
Para 24 galletas
1 ¼ taza de harina cernida
¼ de taza de mantequilla de maní cremosa
¼ taza de manteca
¼ de taza de mantequilla sin sal, suavizada
¼ de taza de azúcar granulada
¼ de taza de azúcar morena
¼ cucharadita de sal
1 huevo grande
½ cucharadita de polvo para hornear
¾ de cucharadita de bicarbonato de sodio
¼ taza de cacahuates tostados, picados


Instrucciones
Combinamos la manteca, mantequilla, mantequilla de maní, el azúcar, el azúcar moreno y el huevo. En un recipiente aparte, tamizamos la harina, polvo de hornear, el bicarbonato y la sal. Mezclamos los ingredientes secos a la mezcla de mantequilla de maní. Agregamos el maní picado y revolvemos. Enfriamos la masa. Formamos bolitas de 1 pulgada (2,5 cm) y ponemos en una bandeja para hornear. Aplanamos con un tenedor con un poco de azúcar, formando un patrón en cruz. Horneamos a 190 ºC (375 ºF) durante 10-12 minutos hasta que estén doradas.

¡Qué aproveche!

Fuentes: peanutbutterlovers.com y Tesauro de cocina

Macarons de chocolate blanco y frambuesa


Después de dos intentos fallidos por fin he podido hacer unos deliciosos macarons. A la tercera va la vencida, ¿no?

Bueno, ayer fue mi día de suerte. Elegí una de las mil recetas que hay por ahí, hice las correcciones necesarias en las cantidades, me imprimí una plantilla con círculos del tamaño que quería los macarons y medí y mezclé los ingredientes con mucho cuidado. Como recompensa obtuve 41 deliciosas conchas, listas para ser convertidas en macarons, el capricho favorito de Blair Waldorf (XOXO).

No me apetecía empezar con los clásicos macarons de pistacho o de chocolate, así que ya que el 14 de febrero está a la vuelta de la esquina, me decidí por una combinación que se adapta a la perfección a esta fecha tan romántica (o a cualquier otra en realidad).

Macarons de chocolate blanco y frambuesa

Ingredientes

Macarons

200 g de azúcar glas

125 g de almendras molidas

3 claras de huevo (120 – 125 g)

Una pizca de sal

30 g de azúcar extrafino

1 cucharadita de extracto de vainilla

Una manga pastelera con una boquilla redonda de 1 cm.

2 bandejas de horno, forradas con papel de hornear antiadherente

Relleno

150 g de chocolate blanco en trocitos

5 cucharadas de nata líquida

1 cucharadita de extracto de vainilla

Procedimiento

Separar las claras de las yemas y dejaralas reposar un rato para que estén a temperatura ambiente.

Poner el azúcar glas y las almendras en el bol de un robot de cocina (o una batidora eléctrica) y mezclar a velocidad alta durante un minuto más o menos.

Pasar esta mezcla por un colador para eliminar cualquier grumo. Reservar.

Echar las claras de huevo en una fuente limpia y seca. Añadir la sal y batirlas a punto de nieve firme.

Seguir batiendo a media potencia mientras se agrega el azúcar extrafino a cucharadas. Mezclar bien tras cada adición. En este punto debe añadirse la vainilla y si se desea algún colorante.

Con una espátula de silicona, incorporar poco a poco la mezcla de azúcar y almendras a las claras de huevo con un movimiento suave y envolvente para no “romper” las claras. La mezcla ha quedar completamente homogénea y sin grumos.

Llenar la manga pastelera y formar círculos del mismo tamaño en las bandejas de horno preparadas. Yo coloqué debajo del papel unas plantillas para que todas fuesen del mismo tamaño, aquí os dejo un modelo para imprimir.

Eliminar cualquier burbuja de aire dando un golpe seco sobre la encimera con la bandeja.

Una vez estén hechos todos los macarons, dejarlos reposar entre 15 minutos y una hora.

Precalentar el horno a 150 ºC.

Hornear los macarons en el estante de en medio del horno precalentado, una bandeja cada vez durante 15 minutos. Dejar enfriar en la bandeja de horno.

Para preparar el garnache.

Colocar el chocolate en un cuenco refractario. Poner la crema y el extracto de vainilla en un cazo pequeño y cocer hasta que comience a hervir. Verter la crema sobre los trocitos de chocolate y esperar 1 minuto para que se derritan. Remover hasta homogeneizar y luego dejar enfriar. Cubrir y refrigerar para que espese.

Llenar una manga pastelera con el garnache de chocolate blanco y depositar cuatro rosetas, cerca del borde, en la mitad de las bases. Colocar mitades de frambuesa en los huecos que quedarán entre las rosetas y cubrir con las bases de macarons restantes. Dejar reposar 30 minutos antes de servir.

Rinde 20 macarons.

¡Qué aproveche!

Cupcakes de vainilla con buttercream de mango


Cupcakes de vainilla y mango

El próximo domingo es mi primer cumpleaños. Un año de blog… bueno, ya sabéis lo que dicen, el tiempo vuela cuando te lo pasas bien. Y así es exactamente como me lo he pasado durante este año.

La receta de hoy es la primera de una serie para celebrar el primer cumpleaños  de BlueJellybeans. Estoy pensando en cosas dulces, pero es posible que algo salado caiga también… quién sabe.

Estoy intentando  mejorar mi técnica en la decoración de cupcakes, muffins y galletas y el otro día encontré una página impresionante con un montón de ideas y técnicas que estoy intentado poner en práctica; los cupcakes de hoy están inspirados en ella. No son tan bonitos como los suyos, pero este ha sido mi primer intento.

Para hacer las cupcakes de vainilla he seguido la receta de mi querida Joy of baking y la receta del buttercream es de esta página que os comento, llamada Cake Journal. El mango es mi toque personal, espero que os guste.

Cupcakes de vainilla

Ingredientes

½ taza (113 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
2/3  taza (130 gramos) de azúcar granulada blanca
3 huevos grandes
1 cucharadita de extracto puro de vainilla
Ralladura de 1 limón grande (piel amarilla externa)
1 ½ taza (195 gramos) de harina de trigo
1 ½ cucharaditas de polvo para hornear
¼ cucharadita de sal
¼ taza (60 ml) de leche

Procedimiento

Precalentamos el horno a 350 ºF (177 ºC) y forramos la bandeja para muffins con moldes de papel.

En el tazón de la batidora eléctrica batimos la mantequilla y el azúcar hasta que estén suaves y esponjosos. Añadimos los huevos, uno a la vez, batiendo bien después de cada adición. Añadimos el extracto de vainilla.

En un recipiente aparte mezclamos la ralladura de limón, la harina, el polvo de hornear y la sal.

Con la batidora a baja velocidad, agregamos alternando la mezcla de harina y la leche, en tres adiciones, empezando y terminando con la harina. Rebañamos los lados del tazón si es necesario.

Rellenamos uniformemente los moldes con la masa y horneamos durante unos 17 – 20 minutos o hasta que al insertar un palillo en un cupcake, éste salga limpio. Retirar del horno y colocarlos sobre una rejilla para enfriar. Una vez que se han enfriado por completo, se podrán decorar. Es mejor tomar los cupcakes el mismo día, pero pueden almacenarse durante unos días.

Merengue italiano de crema de mantequilla (MICM)

Ingredientes

Rinde 8 tazas

½ taza de agua fría (120 ml)
2 ¼ tazas de azúcar en polvo (530ml / 430gr)
1 taza de claras de huevo (7)
1 ½ libra de mantequilla sin sal suave (680gr)
1 cdta. de extracto de vainilla
 

Procedimiento

En primer lugar ajustamos un temporizador a 7 minutos y vertemos las claras de huevo en la batidora eléctrica, con las varillas.

Ponemos el azúcar y el agua en una cacerola y los llevamos a ebullición, ponemos entonces en marcha el temporizador. Lo dejamos cocer a temperatura media-alta.

Cuando el caramelo  ha estado hirviendo durante 5 minutos ponemos la batidora en marcha a toda velocidad y batimos las claras de huevo los últimos 2 minutos. Transcurrido este tiempo el caramelo estará listo.  Con la batidora todavía en alta velocidad lentamente vertemos el almíbar caliente en el bol. ¡Mucho cuidado con el almíbar caliente!

Cuando todo el jarabe de azúcar se ha añadido deberíamos tener un merengue suave y esponjoso. Ajustamos el temporizador a 10 minutos y batimos a velocidad alta hasta que el recipiente esté frío al tacto.

Ahora es el momento de añadir la mantequilla. Ponemos la batidora a velocidad alta y añadimos los cubitos de mantequilla al merengue. Cuando toda la mantequilla se ha añadido no pasará mucho tiempo hasta que la mezcla se convierta en una bonita y suave crema de mantequilla. Cuando eso ocurra, bajamos la velocidad de  la batidora y añadimos una cucharadita de extracto de vainilla. Paramos la batidora, rebañamos los lados del bol y seguimos batiendo hasta que esté todo bien combinado.

 Sabor a Mango:

¼ de taza de puré de mango por cada 2 tazas de MICM.

Simplemente hay que mezclar muy bien el puré con el buttercream, colocar en una manga pastelera y decorar. También se puede aplicar directamente con una espátula.

¡Qué aproveche!

Fuentes: Cake journal & The Joy of baking

Muffins de chocolate con dulce de leche


Dulce de leche y piñones

Me encantan los muffins, me encanta el chocolate y me encanta el dulce de leche. La receta de hoy combina a la perfección estos tres elementos.

Estos los hice el fin de semana pasado para soplar las velas del 10 º cumpleaños de mi hijo Javier. Sólo tengo que decir que después de hacer la primera horneada, tuve que hacer otra para tomar de postre después de la cena. Lo bueno es que como son tan fáciles y rápidos de hacer, esto no me supuso ningún problema.

Podéis no usar ron en la receta, pero yo no lo recomiendo. El ron le da un sabor muy especial, además, con el calor del horno todo el alcohol se evapora, así que esta receta es apta para todos los públicos.

Ingredientes

60 g de chocolate negro
3 cucharadas soperas de cacao en polvo sin azúcar
1 huevo
5 cucharadas soperas de leche
60 g de mantequilla
6 cucharadas soperas de harina
5 cucharadas soperas de azúcar en polvo
1 cucharada sopera colmada de ron
½  sobre de levadura (8 g)
Una pizca de bicarbonato
Una pizca de sal (opcional)
Para decorar:
Dulce de leche
Piñones tostados
 
 

Procedimiento

Precalentamos el horno a 180º C (termostato 6).

Fundimos la mantequilla y el chocolate negro en el microondas o al baño maría. Dejamos templar esta mezcla y después añadimos la leche y el huevo. Removemos hasta obtener una preparación bastante homogénea.

Mezclamos en una ensaladera los ingredientes secos. Añadimos la mezcla de chocolate y removemos bien. Incorporamos entonces el ron a la masa.

Rellenamos los moldes para muffins hasta sus tres cuartas partes. Horneamos de 15 a 20 minutos, según su tamaño. Para saber si están, introducimos un palillo en el medio y si sale seco, entonces estarán listos.

Esperamos 5 minutos antes de desmoldarlos, después los dejaremos enfriar completamente sobre una rejilla. Cuando estén fríos, los cubrimos con un poco de dulce de leche y espolvoreamos unos piñones tostados.

¡Qué aproveche!

Cupcakes de Brownies


Uno de mis postres favoritos es el brownie. Creo que todo aquél que me conozca un poco lo sabe. El problema con los brownies caseros es que como no encuentres el molde adecuado para la cantidad de masa que prepares o si no los dejas hornear o enfriar lo suficiente terminas con una bandeja de delicioso bizcocho de chocolate con nueces… que no puedes sacar en trozos más o menos presentables. Por eso me pareció genial esta receta que encontré el otro día para hacer cupcakes de brownie. ¡Problema solucionado!

Hoy es 8 de diciembre y tradicionalmente en Panamá celebramos el día de la madre. En mi barrio y en mi familia cuando era pequeña recuerdo que los padres y los hijos contrataban guitarristas para llevar serenatas a las madres. Yo estoy un poco lejos para llevarle una a mi madre, así que esta receta es mi manera particular de honrar a la mujer más valiente que conozco. Este post es para ti madre. ¡Te quiero mucho!

Ingredientes

120 g  de chocolate amargo (sin azúcar) cortado en trozos
½  taza  (113 g) de mantequilla sin sal, cortada en trozos
1 ¼ taza (250 g)  de azúcar
1 cucharadita de extracto de vainilla
3 huevos
¾ taza (95 g) de harina
¼ cucharadita de sal
 

Chocolate Fudge Frosting

120 g chocolate amargo, cortado en trozos
2/3  taza (150 g) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
1 1/3   taza (160 g) de azúcar en polvo (glas), cernida
1 ½ cucharadita de extracto de vainilla
Crocanti de almendra (opcional)
 

Procedimiento

La masa para estas cupcakes es muy fácil de hacer y sólo necesitaremos un bol, además el uso de la batidora eléctrica es totalmente opcional.

Primero calentamos el horno a325 ºF (170 º C) y colocamos la rejilla del horno en el centro. Coloque 12 moldes para cupcakes en una bandeja específica para ello.

Fundimos el chocolate y la mantequilla en un bol resistente al calor colocado al baño maría. Una vez que el chocolate se haya fundido y esté suave, lo retiramos del calor y lo dejamos refrescar unos minutos. Luego añadimos el azúcar y mezclamos. Añadimos la vainilla y después los huevos, uno a uno, mezclando bien tras cada adición. Añadimos la harina y la sal y mezclamos bien hasta que todo esté bien combinado.

Distribuimos ahora la masa entre los moldes. Los colocamos en el horno y los horneamos por 20 – 25 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro de uno de los cupcakes salgan algunas migas. Los retiramos del horno y los dejamos refrescar sobre una rejilla. Una vez que los cupcakes se hayan enfriado completamente podremos cubrirlos con el frosting. Podemos esparcir el frosting con una espátula o usar una manga pastelera.

Para hacer el frosting de chocolate. Derretimos el chocolate al baño maría, lo retiramos del calor y esperamos hasta que esté a temperatura ambiente.

En un bol aparte cremaremos la mantequilla hasta que quede suave y cremosa (1 minutos más o menos). Añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que quede ligera y esponjosa (2 minutos más o menos). Añadimos la vainilla, el chocolate y seguimos batiendo a alta velocidad hasta que todo quede bien mezclado (unos 2 ó 3 minutos). Ahora ya estará listo para decorar los cupcakes.

Finalmente podéis rociar un poco de crocanti de almendras o nueces molidas por encima.

¡Qué aproveche!

Fuente: joyofbaking

Galletas de mantequilla, dulce de leche y chocolate. Mark Twain en Panamá


Hoy se celebra el 176 aniversario del nacimiento de Mark Twain. Así que pensé en hacer  algunas investigaciones (¡sorprendente, lo sé!) Y descubrí que el señor Twain pasó algún tiempo en Panamá. Sí, al parecer, el periódico San Francisco Alta California, lo designó corresponsal de viaje durante un viaje desde San Francisco a Nueva York a través del istmo de Panamá. Durante este viaje Twain escribió cartas que contenían la crónica de sus experiencias marcadas por su sentido del humor burlesco. He aquí una cita de estas cartas:

“Tomamos el tren en Panamá, traqueteamos durante dos o tres horas a través de una enmarañada selva de vegetación tropical, y nos bajamos en Aspinwall (nombre que daban los emigrantes americanos a la ciudad de Colón en honor del promotor de la línea de tren panameña, William Henry Aspinwall). Son sólo cuarenta y cinco millas. Yendo y volviendo, ese pequeño tren ha llevado a cerca de 100.000 pasajeros para los barcos de vapor californianos durante los últimos doce meses – y ha cobrado a cada una de sus almas una tarifa de veinticinco dólares. Alrededor de 70.000 de ellos pagaron veinticinco dólares cada uno en oro, los treinta mil restantes pagaron también veinticinco cada uno, pero si estaba en oro o en greenbacks (billetes que circulaban en los Estados Unidos durante la guerra civil americana), no lo puedo decir”.

Podéis leer el resto de la carta aquí en la web del Ferrocarril de Panamá.

Ahora, cerrad los ojos e imaginad esto: tres capas, una de bizcocho de mantequilla, otro de suave dulce de leche, y por último, pero no menos importante, una capa brillante de chocolate fundido… Seducción a la carta!

Millionaire's Shortbread Bars

Ingredientes

Bizcocho de mantequilla:

 ¾ de taza (1 ½  barra) (170 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
¼ taza (50 gramos) de azúcar
½ cucharadita de extracto puro de vainilla
1 ½ tazas (210 gramos) de harina de trigo
1/8 cucharadita de sal

 Relleno de caramelo:

 1 lata de 14 onzas (396 gramos) de Dulce de Leche o leche condensada

 Cobertura de chocolate:

 6 onzas (170 gramos) de chocolate semi-dulce o amargo, cortado en trozos
1 cucharadita de mantequilla sin sal
 

Instrucciones

Precalentamos el horno a 350 º F (177 º C) y el ponemos la rejilla en el centro del horno. Cubrimos con un poco de mantequilla (o spray para cocinar) un molde de 9 x 9 pulgadas (23 x 23 cm).

Rendimiento: 16 barras de 2 pulgadas (5 cm).

Para el bizcocho de mantequilla:

Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que obtengamos una crema suave y esponjosa. Añadimos el extracto de vainilla. Añadimos la harina y la sal y batimos bien. Colocamos esta masa en el molde engrasado, repartiendo bien para que cubra toda la base, y horneamos durante unos 20 minutos, o hasta que esté levemente dorado. Retiramos del horno y la colocamos sobre una rejilla para que se enfríe mientras  preparamos el relleno.

Para el relleno de caramelo:

Si utilizamos Dulce de Leche simplemente calentamos el caramelo en el microondas o en un recipiente resistente al calor sobre una olla de agua hirviendo. Si utilizamos leche condensada, ponemos la lata en un recipiente con agua y la dejamos hervir a fuego lento durante 60 a 90 minutos, hasta que la leche se espese y se haya vuelto de color caramelo. Retiramos del fuego, abrimos la lata y batimos hasta que quede suave. Vertemos el caramelo sobre el bizcocho y lo dejamos que se asiente bien.

Nota: También podemos hacer este paso en un horno microondas. Colocamos la leche condensada en un tazón grande apto para microondas y cocinamos a potencia media unos 4 minutos, revolviendo a mitad de tiempo de cocción. Reducimos la potencia a media-baja y continuamos la cocción durante otros 8 a 12 minutos, o hasta que la leche haya espesado y se haya vuelto color caramelo. Retiramos del microondas y batimos hasta que quede suave.

Para la cobertura:

Derretimos el chocolate y la mantequilla, ya sea en el microondas o en un recipiente resistente al calor colocado sobre una cacerola de agua hirviendo. Vertemos el chocolate derretido sobre el caramelo y dejamos que se asiente. Cortamos las barras con un cuchillo afilado (es mejor cortarlas antes de refrigerar porque el chocolate frío no se corta bien). Refrigeramos.

¡Qué aproveche!

Fuente: joyofbaking

Especial vuelta al cole


Estos últimos días han sido una locura. ¡La vuelta al cole es tan agotadora! Etiquetar cada libro, cuaderno, rotuladores, bolígrafos, lápices…
Lo bueno es que 3 de los 4 niños están en el colegio ya y por fin puedo sentarme y escribir un poco.
Este pastel de nueces fue un éxito el fin de semana pasado y marca el comienzo del otoño y del colegio.

Ingredientes

Base del pastel

175 g de harina
Una pizca de sal
115 g de mantequilla o margarina a temperatura ambiente
1 cdta. azúcar en polvo
1 huevo batido
2 cdas. de agua o leche

Relleno

25 g de mantequilla o margarina
175 g. de azúcar morena
3 huevos grandes bien batidos
200 ml. jarabe de arce
1 cdta. vainilla
1 pizca de sal
125 g. de nueces
 

Instrucciones

Para hacer la masa, tamizamos la harina y la sal en un tazón. Agregamos la mantequilla o margarina y trabajamos la mezcla hasta que se formen migas. Añadimos el azúcar, los huevos batidos y suficiente leche para que la masa sea flexible. Amasamos un poco, envolvemos en plástico y metemos en la nevera durante al menos 30 minutos.

Sacamos la masa de la nevera, y la estiramos. A continuación, aplicamos un poco de harina en el rodillo, envolvemos la masa alrededor de él, y desenrollamos en el molde. Cubrimos con papel encerado y colocamos algunos garbanzos o judías secas dentro. Horneamos en el horno precalentado a 200 ºC durante 10 minutos, después de ese tiempo, retiramos el papel y los garbanzos y seguimos horneando durante otros 5 minutos. Lo sacamos y bajamos la temperatura a 190 ºC.

Para hacer el relleno, mezclamos la mantequilla y el azúcar, después agregamos los huevos, el jarabe de arce, vainilla y sal.

Colocamos las nueces en el molde y con cuidado vertemos el relleno. Horneamos de 35 a 40 minutos.

Servir con crème fraîche o helado de vainilla.

¡Qué aproveche!