Galletas de limón

Con el calor que está haciendo en Madrid, últimamente ni apetece encender el horno. Pero si la ocasión lo amerita, no queda más remedio que prepararse una bebida fría, poner la música a tope y meterse en la cocina. La meritoria ocasión para estas galletas fue el 24 de junio, día de San Juan, que en casa celebramos doblemente por ser el santo de mi marido y el mío.

En España tienen la bárbara costumbre, siempre lo he dicho, de que el día de tu cumpleaños o de tu santo ¡invitas tu!!! (¿no os parece contradictorio?) y estas galletas eran para que mi marido invitase a sus colegas del trabajo, bueno, solo una parte. El resto se quedó en casa para alegría de la afición.

Buscando una receta fresca para el verano, rápida, fácil de transportar y muy muy rica, llegué a una página llamada “chef in training” con la receta perfecta. ¡Ni siquiera tuve que usar la batidora! Si os animáis las tendréis listas en nada de tiempo y os aseguro que están para chuparse los dedos, literalmente. No podréis comer solo una.

Ingredientes

Galletas

  • 1 taza de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1½ taza de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de zumo de limón natural
  • 1 cucharada de ralladura de limón
  • 1 cucharadita de vainilla
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de levadura
  • 2¼ tazas de harina
Glaseado
  • 1½ taza de azúcar glas
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de ralladura de limón
  • 1 cucharada de leche
  • ¼ cucharadita de vainilla
Procedimiento

Empezamos precalentando el horno a 180  ºC (350 ºF) Si, ya lo sé…hace calor, ¡pero venga! que valdrá la pena.

En un bol grande, cremamos el azúcar y la mantequilla, añadimos el huevo y batimos. Ahora incorporamos el zumo de limón, la ralladura y la vainilla y mezclamos bien. Finalmente le toca el turno a la sal, la levadura y la harina. Mezclamos hasta que se incorporen completamente.

Para formar las galletas, hacemos bolas pequeñas (de unos 2,5 cm aproximadamente) y las colocamos en una bandeja de horno cubierta con papel de horno. No olvidéis dejar suficiente espacio entre las galletas (unos 5 cm) porque crecen al hornearse.

Horneamos de 8 a 10 minutos o hasta  que empiecen a dorarse por los bordes.

Mientras tanto podemos ir haciendo el glaseado , mezclamos todos los ingredientes en un bol y batimos hasta que tengamos un glaseado cremoso.

Cuando las galletas salgan del horno, las dejamos enfriar un poco en la bandeja  y después las pasamos a una rejilla, cuando estén allí las bañamos con el glaseado y las dejamos que terminen de enfriar completamente antes de comerlas.

Espero que hagáis esta receta, ahora o cuando refresque. Cada bocado es una explosión de sabor.

¡Feliz verano!

G

 

 

Advertisements

OK, let's talk

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s