Tag Archives: postres

Cupcakes de vainilla con buttercream de mango


Cupcakes de vainilla y mango

El próximo domingo es mi primer cumpleaños. Un año de blog… bueno, ya sabéis lo que dicen, el tiempo vuela cuando te lo pasas bien. Y así es exactamente como me lo he pasado durante este año.

La receta de hoy es la primera de una serie para celebrar el primer cumpleaños  de BlueJellybeans. Estoy pensando en cosas dulces, pero es posible que algo salado caiga también… quién sabe.

Estoy intentando  mejorar mi técnica en la decoración de cupcakes, muffins y galletas y el otro día encontré una página impresionante con un montón de ideas y técnicas que estoy intentado poner en práctica; los cupcakes de hoy están inspirados en ella. No son tan bonitos como los suyos, pero este ha sido mi primer intento.

Para hacer las cupcakes de vainilla he seguido la receta de mi querida Joy of baking y la receta del buttercream es de esta página que os comento, llamada Cake Journal. El mango es mi toque personal, espero que os guste.

Cupcakes de vainilla

Ingredientes

½ taza (113 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
2/3  taza (130 gramos) de azúcar granulada blanca
3 huevos grandes
1 cucharadita de extracto puro de vainilla
Ralladura de 1 limón grande (piel amarilla externa)
1 ½ taza (195 gramos) de harina de trigo
1 ½ cucharaditas de polvo para hornear
¼ cucharadita de sal
¼ taza (60 ml) de leche

Procedimiento

Precalentamos el horno a 350 ºF (177 ºC) y forramos la bandeja para muffins con moldes de papel.

En el tazón de la batidora eléctrica batimos la mantequilla y el azúcar hasta que estén suaves y esponjosos. Añadimos los huevos, uno a la vez, batiendo bien después de cada adición. Añadimos el extracto de vainilla.

En un recipiente aparte mezclamos la ralladura de limón, la harina, el polvo de hornear y la sal.

Con la batidora a baja velocidad, agregamos alternando la mezcla de harina y la leche, en tres adiciones, empezando y terminando con la harina. Rebañamos los lados del tazón si es necesario.

Rellenamos uniformemente los moldes con la masa y horneamos durante unos 17 – 20 minutos o hasta que al insertar un palillo en un cupcake, éste salga limpio. Retirar del horno y colocarlos sobre una rejilla para enfriar. Una vez que se han enfriado por completo, se podrán decorar. Es mejor tomar los cupcakes el mismo día, pero pueden almacenarse durante unos días.

Merengue italiano de crema de mantequilla (MICM)

Ingredientes

Rinde 8 tazas

½ taza de agua fría (120 ml)
2 ¼ tazas de azúcar en polvo (530ml / 430gr)
1 taza de claras de huevo (7)
1 ½ libra de mantequilla sin sal suave (680gr)
1 cdta. de extracto de vainilla
 

Procedimiento

En primer lugar ajustamos un temporizador a 7 minutos y vertemos las claras de huevo en la batidora eléctrica, con las varillas.

Ponemos el azúcar y el agua en una cacerola y los llevamos a ebullición, ponemos entonces en marcha el temporizador. Lo dejamos cocer a temperatura media-alta.

Cuando el caramelo  ha estado hirviendo durante 5 minutos ponemos la batidora en marcha a toda velocidad y batimos las claras de huevo los últimos 2 minutos. Transcurrido este tiempo el caramelo estará listo.  Con la batidora todavía en alta velocidad lentamente vertemos el almíbar caliente en el bol. ¡Mucho cuidado con el almíbar caliente!

Cuando todo el jarabe de azúcar se ha añadido deberíamos tener un merengue suave y esponjoso. Ajustamos el temporizador a 10 minutos y batimos a velocidad alta hasta que el recipiente esté frío al tacto.

Ahora es el momento de añadir la mantequilla. Ponemos la batidora a velocidad alta y añadimos los cubitos de mantequilla al merengue. Cuando toda la mantequilla se ha añadido no pasará mucho tiempo hasta que la mezcla se convierta en una bonita y suave crema de mantequilla. Cuando eso ocurra, bajamos la velocidad de  la batidora y añadimos una cucharadita de extracto de vainilla. Paramos la batidora, rebañamos los lados del bol y seguimos batiendo hasta que esté todo bien combinado.

 Sabor a Mango:

¼ de taza de puré de mango por cada 2 tazas de MICM.

Simplemente hay que mezclar muy bien el puré con el buttercream, colocar en una manga pastelera y decorar. También se puede aplicar directamente con una espátula.

¡Qué aproveche!

Fuentes: Cake journal & The Joy of baking

Muffins de chocolate con dulce de leche


Dulce de leche y piñones

Me encantan los muffins, me encanta el chocolate y me encanta el dulce de leche. La receta de hoy combina a la perfección estos tres elementos.

Estos los hice el fin de semana pasado para soplar las velas del 10 º cumpleaños de mi hijo Javier. Sólo tengo que decir que después de hacer la primera horneada, tuve que hacer otra para tomar de postre después de la cena. Lo bueno es que como son tan fáciles y rápidos de hacer, esto no me supuso ningún problema.

Podéis no usar ron en la receta, pero yo no lo recomiendo. El ron le da un sabor muy especial, además, con el calor del horno todo el alcohol se evapora, así que esta receta es apta para todos los públicos.

Ingredientes

60 g de chocolate negro
3 cucharadas soperas de cacao en polvo sin azúcar
1 huevo
5 cucharadas soperas de leche
60 g de mantequilla
6 cucharadas soperas de harina
5 cucharadas soperas de azúcar en polvo
1 cucharada sopera colmada de ron
½  sobre de levadura (8 g)
Una pizca de bicarbonato
Una pizca de sal (opcional)
Para decorar:
Dulce de leche
Piñones tostados
 
 

Procedimiento

Precalentamos el horno a 180º C (termostato 6).

Fundimos la mantequilla y el chocolate negro en el microondas o al baño maría. Dejamos templar esta mezcla y después añadimos la leche y el huevo. Removemos hasta obtener una preparación bastante homogénea.

Mezclamos en una ensaladera los ingredientes secos. Añadimos la mezcla de chocolate y removemos bien. Incorporamos entonces el ron a la masa.

Rellenamos los moldes para muffins hasta sus tres cuartas partes. Horneamos de 15 a 20 minutos, según su tamaño. Para saber si están, introducimos un palillo en el medio y si sale seco, entonces estarán listos.

Esperamos 5 minutos antes de desmoldarlos, después los dejaremos enfriar completamente sobre una rejilla. Cuando estén fríos, los cubrimos con un poco de dulce de leche y espolvoreamos unos piñones tostados.

¡Qué aproveche!

Cupcakes de Brownies


Uno de mis postres favoritos es el brownie. Creo que todo aquél que me conozca un poco lo sabe. El problema con los brownies caseros es que como no encuentres el molde adecuado para la cantidad de masa que prepares o si no los dejas hornear o enfriar lo suficiente terminas con una bandeja de delicioso bizcocho de chocolate con nueces… que no puedes sacar en trozos más o menos presentables. Por eso me pareció genial esta receta que encontré el otro día para hacer cupcakes de brownie. ¡Problema solucionado!

Hoy es 8 de diciembre y tradicionalmente en Panamá celebramos el día de la madre. En mi barrio y en mi familia cuando era pequeña recuerdo que los padres y los hijos contrataban guitarristas para llevar serenatas a las madres. Yo estoy un poco lejos para llevarle una a mi madre, así que esta receta es mi manera particular de honrar a la mujer más valiente que conozco. Este post es para ti madre. ¡Te quiero mucho!

Ingredientes

120 g  de chocolate amargo (sin azúcar) cortado en trozos
½  taza  (113 g) de mantequilla sin sal, cortada en trozos
1 ¼ taza (250 g)  de azúcar
1 cucharadita de extracto de vainilla
3 huevos
¾ taza (95 g) de harina
¼ cucharadita de sal
 

Chocolate Fudge Frosting

120 g chocolate amargo, cortado en trozos
2/3  taza (150 g) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
1 1/3   taza (160 g) de azúcar en polvo (glas), cernida
1 ½ cucharadita de extracto de vainilla
Crocanti de almendra (opcional)
 

Procedimiento

La masa para estas cupcakes es muy fácil de hacer y sólo necesitaremos un bol, además el uso de la batidora eléctrica es totalmente opcional.

Primero calentamos el horno a325 ºF (170 º C) y colocamos la rejilla del horno en el centro. Coloque 12 moldes para cupcakes en una bandeja específica para ello.

Fundimos el chocolate y la mantequilla en un bol resistente al calor colocado al baño maría. Una vez que el chocolate se haya fundido y esté suave, lo retiramos del calor y lo dejamos refrescar unos minutos. Luego añadimos el azúcar y mezclamos. Añadimos la vainilla y después los huevos, uno a uno, mezclando bien tras cada adición. Añadimos la harina y la sal y mezclamos bien hasta que todo esté bien combinado.

Distribuimos ahora la masa entre los moldes. Los colocamos en el horno y los horneamos por 20 – 25 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro de uno de los cupcakes salgan algunas migas. Los retiramos del horno y los dejamos refrescar sobre una rejilla. Una vez que los cupcakes se hayan enfriado completamente podremos cubrirlos con el frosting. Podemos esparcir el frosting con una espátula o usar una manga pastelera.

Para hacer el frosting de chocolate. Derretimos el chocolate al baño maría, lo retiramos del calor y esperamos hasta que esté a temperatura ambiente.

En un bol aparte cremaremos la mantequilla hasta que quede suave y cremosa (1 minutos más o menos). Añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que quede ligera y esponjosa (2 minutos más o menos). Añadimos la vainilla, el chocolate y seguimos batiendo a alta velocidad hasta que todo quede bien mezclado (unos 2 ó 3 minutos). Ahora ya estará listo para decorar los cupcakes.

Finalmente podéis rociar un poco de crocanti de almendras o nueces molidas por encima.

¡Qué aproveche!

Fuente: joyofbaking

Galletas de mantequilla, dulce de leche y chocolate. Mark Twain en Panamá


Hoy se celebra el 176 aniversario del nacimiento de Mark Twain. Así que pensé en hacer  algunas investigaciones (¡sorprendente, lo sé!) Y descubrí que el señor Twain pasó algún tiempo en Panamá. Sí, al parecer, el periódico San Francisco Alta California, lo designó corresponsal de viaje durante un viaje desde San Francisco a Nueva York a través del istmo de Panamá. Durante este viaje Twain escribió cartas que contenían la crónica de sus experiencias marcadas por su sentido del humor burlesco. He aquí una cita de estas cartas:

“Tomamos el tren en Panamá, traqueteamos durante dos o tres horas a través de una enmarañada selva de vegetación tropical, y nos bajamos en Aspinwall (nombre que daban los emigrantes americanos a la ciudad de Colón en honor del promotor de la línea de tren panameña, William Henry Aspinwall). Son sólo cuarenta y cinco millas. Yendo y volviendo, ese pequeño tren ha llevado a cerca de 100.000 pasajeros para los barcos de vapor californianos durante los últimos doce meses – y ha cobrado a cada una de sus almas una tarifa de veinticinco dólares. Alrededor de 70.000 de ellos pagaron veinticinco dólares cada uno en oro, los treinta mil restantes pagaron también veinticinco cada uno, pero si estaba en oro o en greenbacks (billetes que circulaban en los Estados Unidos durante la guerra civil americana), no lo puedo decir”.

Podéis leer el resto de la carta aquí en la web del Ferrocarril de Panamá.

Ahora, cerrad los ojos e imaginad esto: tres capas, una de bizcocho de mantequilla, otro de suave dulce de leche, y por último, pero no menos importante, una capa brillante de chocolate fundido… Seducción a la carta!

Millionaire's Shortbread Bars

Ingredientes

Bizcocho de mantequilla:

 ¾ de taza (1 ½  barra) (170 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
¼ taza (50 gramos) de azúcar
½ cucharadita de extracto puro de vainilla
1 ½ tazas (210 gramos) de harina de trigo
1/8 cucharadita de sal

 Relleno de caramelo:

 1 lata de 14 onzas (396 gramos) de Dulce de Leche o leche condensada

 Cobertura de chocolate:

 6 onzas (170 gramos) de chocolate semi-dulce o amargo, cortado en trozos
1 cucharadita de mantequilla sin sal
 

Instrucciones

Precalentamos el horno a 350 º F (177 º C) y el ponemos la rejilla en el centro del horno. Cubrimos con un poco de mantequilla (o spray para cocinar) un molde de 9 x 9 pulgadas (23 x 23 cm).

Rendimiento: 16 barras de 2 pulgadas (5 cm).

Para el bizcocho de mantequilla:

Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que obtengamos una crema suave y esponjosa. Añadimos el extracto de vainilla. Añadimos la harina y la sal y batimos bien. Colocamos esta masa en el molde engrasado, repartiendo bien para que cubra toda la base, y horneamos durante unos 20 minutos, o hasta que esté levemente dorado. Retiramos del horno y la colocamos sobre una rejilla para que se enfríe mientras  preparamos el relleno.

Para el relleno de caramelo:

Si utilizamos Dulce de Leche simplemente calentamos el caramelo en el microondas o en un recipiente resistente al calor sobre una olla de agua hirviendo. Si utilizamos leche condensada, ponemos la lata en un recipiente con agua y la dejamos hervir a fuego lento durante 60 a 90 minutos, hasta que la leche se espese y se haya vuelto de color caramelo. Retiramos del fuego, abrimos la lata y batimos hasta que quede suave. Vertemos el caramelo sobre el bizcocho y lo dejamos que se asiente bien.

Nota: También podemos hacer este paso en un horno microondas. Colocamos la leche condensada en un tazón grande apto para microondas y cocinamos a potencia media unos 4 minutos, revolviendo a mitad de tiempo de cocción. Reducimos la potencia a media-baja y continuamos la cocción durante otros 8 a 12 minutos, o hasta que la leche haya espesado y se haya vuelto color caramelo. Retiramos del microondas y batimos hasta que quede suave.

Para la cobertura:

Derretimos el chocolate y la mantequilla, ya sea en el microondas o en un recipiente resistente al calor colocado sobre una cacerola de agua hirviendo. Vertemos el chocolate derretido sobre el caramelo y dejamos que se asiente. Cortamos las barras con un cuchillo afilado (es mejor cortarlas antes de refrigerar porque el chocolate frío no se corta bien). Refrigeramos.

¡Qué aproveche!

Fuente: joyofbaking

Especial vuelta al cole


Estos últimos días han sido una locura. ¡La vuelta al cole es tan agotadora! Etiquetar cada libro, cuaderno, rotuladores, bolígrafos, lápices…
Lo bueno es que 3 de los 4 niños están en el colegio ya y por fin puedo sentarme y escribir un poco.
Este pastel de nueces fue un éxito el fin de semana pasado y marca el comienzo del otoño y del colegio.

Ingredientes

Base del pastel

175 g de harina
Una pizca de sal
115 g de mantequilla o margarina a temperatura ambiente
1 cdta. azúcar en polvo
1 huevo batido
2 cdas. de agua o leche

Relleno

25 g de mantequilla o margarina
175 g. de azúcar morena
3 huevos grandes bien batidos
200 ml. jarabe de arce
1 cdta. vainilla
1 pizca de sal
125 g. de nueces
 

Instrucciones

Para hacer la masa, tamizamos la harina y la sal en un tazón. Agregamos la mantequilla o margarina y trabajamos la mezcla hasta que se formen migas. Añadimos el azúcar, los huevos batidos y suficiente leche para que la masa sea flexible. Amasamos un poco, envolvemos en plástico y metemos en la nevera durante al menos 30 minutos.

Sacamos la masa de la nevera, y la estiramos. A continuación, aplicamos un poco de harina en el rodillo, envolvemos la masa alrededor de él, y desenrollamos en el molde. Cubrimos con papel encerado y colocamos algunos garbanzos o judías secas dentro. Horneamos en el horno precalentado a 200 ºC durante 10 minutos, después de ese tiempo, retiramos el papel y los garbanzos y seguimos horneando durante otros 5 minutos. Lo sacamos y bajamos la temperatura a 190 ºC.

Para hacer el relleno, mezclamos la mantequilla y el azúcar, después agregamos los huevos, el jarabe de arce, vainilla y sal.

Colocamos las nueces en el molde y con cuidado vertemos el relleno. Horneamos de 35 a 40 minutos.

Servir con crème fraîche o helado de vainilla.

¡Qué aproveche!

Si la vida te da limones haz … una tarta de limón


Esta receta es una solución fácil cuando nos sobra masa de hacer un pastel, como me pasó a mí cuando hice la tarta de Santiago en julio o para cuando tengáis invitados sorpresa en casa y queráis hacer un postre rico, rápido y barato.

Es muy probable que muchos de vosotros hayáis probado alguna vez los deliciosos Lemon Bars (barras de limón), sino, esta tarta lleva el mismo relleno, aunque la base es distinta.
Ingredientes

Para la base

250 g. harina
¾ de taza de mantequilla a temperatura ambiente
100 g. azúcar en polvo
1 huevo
25 mililitros de leche
¼ cdta. vainilla
1/ 8 cdta. sal

Relleno de limón

1 taza de azúcar
2 huevos grandes
1/3  taza de zumo de limón recién exprimido (aproximadamente dos limones grandes)
1 cda. ralladura de limón
2 cdas. harina

Decoración

Azúcar glas

Instrucciones

Precalentamos el horno a 180 ºC.
En un tazón, mezclamos la mantequilla, el azúcar en polvo, la sal, la vainilla, el huevo y la leche hasta obtener una crema. Luego agregamos la harina y seguimos batiendo hasta obtener una masa suave, que envolveremos en film transparente. Refrigeramos por un par de horas. Después de ese tiempo, estiramos con un rodillo y cubrimos con ella un molde redondo bajo.

Relleno de limón:

Batimos el azúcar y los huevos hasta que tengamos una crema suave. Agregamos el zumo de limón y la ralladura y removemos, luego añadimos la harina. Vertemos el relleno sobre la corteza y horneamos durante unos 25-30 minutos, o hasta que el relleno se haya asentado. Retiramos del horno y colocamos sobre una rejilla para que se enfríe, finalmente lo espolvoreamos con azúcar glas.

¡Qué aproveche!

Alfajores


Esta es otra delicia hispanoamericana con denominación de origen: Argentina.

Pero a decir verdad los alfajores llegaron a América desde España, durante la conquista, y antes de eso su origen está en la cocina árabe. Su nombre proviene de la palabra “al-hasu” que significa ” el relleno”.

De todos modos, cuando dices alfajores, dos regiones vienen a la mente: Argentina y Andalucía. La receta de hoy es la argentina, pero la española no tardará en llegar.

¡Qué aproveche!

Para los alfajores necesitamos dos cosas: galletas de mantequilla y dulce de leche. Hacer dulce de leche lleva su tiempo, yo os daré el procedimiento, pero podéis comprar una lata de dulce de leche o hacerlo vosotros mismos, poniendo a hervir una lata cerrada de leche condensada hasta que esté espesa y de color dorado (de 3 a 4 horas).

Ingredientes

Galletas de mantequilla

2 tazas (260 gramos) de harina
¼ cucharadita de sal
1 taza (226 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
½ taza (60 gramos) de azúcar glasé
1 cucharadita de extracto puro de vainilla

Dulce de leche

4 tazas (1 litro) de leche entera (leche de vaca o de cabra)
¾ taza (150 gramos) de azúcar
2 cucharadas de jarabe de maíz
½ cucharadita de bicarbonato de sodio
1/8 cucharadita de sal
1 cucharadita de extracto puro de vainilla

Procedimiento

Galletas de mantequilla

En un tazón mezclamos la harina con la sal y en el cuenco de la batidora eléctrica (o con una batidora de mano), batimos la mantequilla hasta que quede suave y cremosa. Añadimos el azúcar y batimos hasta que quede suave. Añadimos en el extracto de vainilla y después, añadimos despacio la mezcla de harina hasta que esté incorporado. Aplanamos la masa en forma de disco, envolvemos en papel plástico y dejamos enfriar durante por lo menos una hora o hasta que esté firme.

Precalentamos el horno a 180 ºC  y cubrimos la bandeja con papel de horno.

En una superficie ligeramente enharinada extendemos la masa hasta que quede aproximadamente de medio centímetro de espesor y después cortamos redondeles con un cortador de galletas. Colocamos en la bandeja de horno y las metemos nuevamente en la nevera durante unos 15 minutos. (Esto hace que las galletas mantengan su forma cuando se hornean).

Horneamos durante unos 7-10 minutos, o hasta que los bordes de las galletas estén dorados. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Dulce de leche

Ponemos la leche, el azúcar, el jarabe de maíz, el bicarbonato y la sal en una olla grande, la ponemos a fuego medio-alto y llevamos a ebullición. Observad cuidadosamente, y tan pronto como la leche empiece a formar espuma, revolvemos con una espátula o cuchara de madera, y bajamos el fuego hasta que la leche hierva muy despacio.  Continuamos la cocción, revolviendo el fondo y los lados de la cacerola con frecuencia, hasta que la mezcla se vuelva muy espesa y pegajosa y de color caramelo (esto tardará unos 40 – 60 minutos). Es importante remover con frecuencia la leche para que no se queme.

Nota: Hay varias etapas en la leche durante el proceso de cocción. Cuando la leche empiece a hervir hay una gran cantidad de espuma. Con el tiempo las burbujas desaparecen y después de unos 15 minutos, la leche se vuelve de un color beige claro. A medida que continúa la cocción, la leche se espesa y se pone de color más oscuro. Una vez que el dulce de leche se ha reducido a alrededor de 300 ml retiramos del fuego y colamos. Agregamos el extracto de vainilla. Dejamos enfriar antes de cubrir y guardar.

Montaje

Tomamos dos galletas y hacemos un sándwich con ellas poniendo una cucharadita colmada de Dulce de Leche. Espolvoreamos la parte superior de las galletas con azúcar glasé.

Rinde alrededor de 24 Alfajores.

Fuente: The Joy of Baking

Huevitos de leche


Está bien, lo reconozco, los huevitos de leche son una bomba calórica, para qué negarlo; tienen en su favor que están hechos de leche, así que algo saludables deben ser, ¡además están buenísimos!

Yendo en contra de mi regla de oro del verano (no pasar demasiado tiempo en la cocina) he pasado dos horas removiendo la dichosa mezcla de los huevitos de leche.  Mis paisanos panameños me dirán que para qué tantas molestias si en cinco minutos vas y vuelves de la tienda o del Súper y los compras…Ya, pero los he hecho primero pensando en todos los panameños que hay por el mundo por si alguno tiene ganas de recordar su infancia y comerse un dulce típico y, segundo, para que los probaran mis hijos y les han encantado. He de confesar que también los he hecho por mí, porque hacía siglos que no me comía uno, menos mal que los niños ya casi han acabado con ellos porque mi figura pagaría el precio del capricho.

Espero que os gusten y que si tenéis tiempo os animéis a hacerlos, son ideales para fiestas infantiles o para una tarde de té con amigas, para llevar al cine  o de picnic…

Ingredientes

1 litro de leche
750 gramos de azúcar
2 cucharadas de harina o maicena
1 ramita de canela
 
Procedimiento

En una olla de fondo grueso poner la leche, el azúcar y la canela a cocinar a fuego medio/bajo y remover de vez en cuando hasta que la mezcla empiece a hervir (cuidado que no desborde), mezclar la maicena o la harina con un poco de la leche caliente para disolverla bien y luego añadirla a la olla.  Este paso es opcional, pero ayuda a acelerar el proceso así que os lo recomiendo.  Hay que seguir removiendo y vigilando que no se pegue.  La mezcla estará lista cuando adquiera un color dorado y una consistencia tal que permita ver el fondo de la olla al pasar la cuchara.

Dejarlo refrescar un poco y mientras esté todavía tibio, ir formando los huevitos del tamaño que queráis. Rociarlos con un poco de azúcar glas y, si queréis, envolverlos en papeles de colores (es así cómo los venden en Panamá).

¡Que aproveche!

Milk Candy from Panama or “Huevitos de Leche”


Okay, I admit, the “huevitos de leche” (eggs of milk or milk candies) are a calorie bomb, why deny it, they have in their favor though been made of milk, so they must be a bit healthy too (and decadently delicious).

Going against my golden rule for the summer (not too much time in the kitchen) I spent two hours stirring, but I think it was worth it. My fellows residents in Panama will ask me why all that trouble when you can go and come back in five minutes from the “tienda” or the Supermarket and buy them …
Yeah, but first I have in mind all Panamanians around the world who may feel nostalgic about their childhood and want to prepare and eat a typical Panamanian sweet, second I made them for my children and they loved them. I must confess that I made them for me too, because it’s been decades since the last time I ate one, thank goodness the kids have almost finished with them because my figure would pay the price of my whim.

I hope you like them and if you have the time, try to make a batch, they are ideal for children’s parties or an afternoon tea with friends, to bring to the movies or a picnic…

Ingredients

1 liter of milk
750 grams of sugar
2 tablespoons flour or cornstarch
1 cinnamon stick

Procedure

In a saucepan put the milk, sugar and cinnamon to simmer on medium / low heat and stir occasionally until mixture begins to boil (careful not to spill), in a bowl mix the cornstarch or flour with a  little warm milk to dissolve it and then add to the saucepan. This step is optional, but helps speed up the process so I recommend it.

We must continue stirring and watching it does not stick. The mixture is ready when golden brown and a consistency that allows to see the bottom of the saucepan when you remove with a spoon.

Let it cool a little and while still warm, form the eggs and cover with a bit of icing sugar,  if you want wrap them in colored paper (it’s the way they look in Panama).

Enjoy!

Tarta de Santiago


Católicos o no, la mayoría de españoles celebran (celebramos) hoy la festividad de Santiago apóstol, Patrón de España.

Miguel de Cervantes cuenta que Sancho Panza preguntándole a Don Quijote por qué los españoles cuando quieren dar una batalla invocan “Santiago y cierra España”, le responde: “mira, este caballero de la cruz bermeja háselo dado Dios a España por Patrón y amparo suyo”. Francisco de Quevedo escribe al rey Felipe IV: “Dios hizo a Santiago, Patrón de España, que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada”.

Para conmemorar esta fiesta os traigo hoy una receta de tarta de Santiago, adornada con la cruz del Santo, que la dota de carácter.  Espero que os guste y si queréis saber más sobre la tradición Jacobea os recomiendo este enlace en el que se contiene de forma resumida toda su historia.

Ingredientes 

200 g. de almendra molida
200 g. de azúcar
50 g. de mantequilla en pomada
4 huevos
Ralladura de ½ limón
Azúcar glasé para decorar
Para la masa
½ kg. de harina
300 g. de mantequilla en pomada
175 g. de azúcar glasé
1 huevo
50 mililitros de leche
Vainilla
Sal

Preparación

Primero la masa. Colocamos en un bol la mantequilla con el azúcar glasé, una pizca de sal, un poco de vainilla, el huevo y la leche y lo mezclamos todo muy bien hasta que tengamos una crema,  después añadimos la harina y seguimos mezclando.

Cuando la mezcla tenga una textura de masa suave, la envolvemos en papel film y la refrigeramos durante un par de horas. Transcurrido ese tiempo, la estiramos con el rodillo (entre dos hojas de papel vegetal resulta muy fácil) y cubrimos con ella un molde redondo bajo.  Os diré que con estas proporciones yo obtuve masa suficiente para forrar dos moldes, así que podéis aprovechar, como hice yo, para hacer una segunda tarta con otro relleno o dos tartas de Santiago…

Ahora nos ponemos con el relleno. Mezclamos en un bol la almendra molida con el azúcar y la ralladura de limón. Cuando esté todo mezclado incorporamos los huevos uno a uno y la mantequilla en pomada.  Lo mezclamos todo bien y lo dejamos reposar 40 minutos.  Ahora es un buen momento para encender el horno a 170 ºC.

Transcurrido este tiempo vertemos el relleno en el molde hasta el borde y lo metemos en el horno durante 45 minutos.  Cuando esté lista la sacamos del horno y la dejamos enfriar, cuando esté fría la podremos decorar con azúcar glasé, dibujando en la parte central una cruz de Santiago (el modelo os lo dejo aquí también).  ¡Que la disfrutéis!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 846 other followers

%d bloggers like this: