Tag Archives: postres

Cupcakes de violeta y uva


Un par de semanas atrás, una buena amiga nos dio un montón de uvas procedentes de sus viñedos en Milla de Tera, Zamora. Estaban realmente buenas, se trata de una variedad llamada Muscat Blanc, caracterizada por el pequeño tamaño de las uvas y lo apretado de los racimos. El problema fue que después de unos días empezaron a estropearse, así que decidí hacer algo con ellas antes de que todas se echaran a perder. La receta del post anterior y la de hoy son el resultado. Y hay un extra: Una mermelada de uva.

Cupcakes de violeta y uva

Rinde: 12 cupcakes

Ingredientes

  • 1 ¼ taza de harina
  • Una pizca de sal
  • 1 ¼ cdta de levadura en polvo
  • ¾ taza de azúcar
  • 6 cucharadas mantequilla sin sal (85 g)
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de esencia violeta. Podéis agregar hasta 2 cucharaditas, depende de cuan intenso queréis que sea el sabor a violeta. A mi me gusta muy sutil.
  • ¾ de taza de leche

Procedimiento

Precalentamos el horno a 350 º F (180 º C) y cubrimos una bandeja para cupcakes con moldes de papel.

Tamizamos juntos la harina, la sal y el polvo de hornear. Aparte, batimos la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla quede suave y esponjosa. Agregamos el huevo y la esencia de violeta y mezclamos hasta que se incorporen bien. Agregamos, alternando,  la leche y los ingredientes secos a la mezcla anterior. Mezclamos después de cada adición hasta que esté todo bien combinado. Rellenamos los moldes de cupcakes hasta 2/3 de su capacidad. Horneamos durante 15-18 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mermelada de uva

Ingredientes

  • 2 tazas de uvas, preferiblemente  sin semillas, pero si todo lo que tenemos son uvas con semillas, luego nos ocuparemos de ellas.
  • 1 taza de azúcar. Es posible que tengáis que ajustar la cantidad de azúcar dependiendo de la dulzura de las uvas, pero la regla general es que por cada taza de pulpa de uva, se debe agregar ½ taza de azúcar.
  •  Agua
  •  1 cucharada de zumo de limón
  •  ½ cucharadita de almidón de maíz (maicena) mezclado con 1 cucharada de agua fría. Este paso es opcional, pero ayuda a acelerar el proceso.

Procedimiento

Retiramos la piel de las uvas y las cortamos en trozos pequeños.

Cocemos la piel de las uvas en una cacerola mediana a fuego medio durante 15-20 minutos o hasta que estén tiernas. Añadimos sólo la cantidad de agua suficiente para evitar que se peguen a la olla. No agregamos más de ½  taza. Retiramos del fuego.

Cocinamos las uvas en una cacerola mediana a fuego medio hasta que estén tiernas, unos 15 minutos. Sin agregar agua.

Pasamos  la pulpa cocida por un colador para eliminar las semillas. Este paso se puede hacer directamente sobre la olla con las pieles de uva.

Añadimos el azúcar a la olla y la llevamos nuevamente al fuego. Cocinamos la mezcla revolviendo frecuentemente durante unos 10 minutos, o hasta que comience a espesar. En este punto podemos agregar la maicena, poco a poco, removiendo continuamente. Una vez que la mezcla se espese, retiramos el relleno del fuego y lo pasamos a otro recipiente para que se enfríe. Ahora podéis poner la mermelada en frascos para hacer conservas o utilizarla de inmediato.

Frosting de violeta

Ingredientes

  • 1 taza de mantequilla sin sal, cortada en cubitos
  • 2 ½ tazas de azúcar en polvo
  • 1 cdta de esencia de violeta
  • Colorante en gel color violeta

Procedimiento

Batir los cubitos de mantequilla en una batidora eléctrica a velocidad media durante unos 5 minutos. Reducimos la velocidad al mínimo y añadimos poco a poco el azúcar. Agregamos la esencia de violeta y subimos de nuevo a velocidad media durante 3 minutos, parando una vez para raspar los lados. Por último, añadimos el color y batimos hasta conseguir el tono que más nos guste, asegurándonos que quede bien distribuido.

Montaje

Con un cuchillo pequeño, hacemos tres cortes en el centro de cada cupcake con un ángulo de 45 grados para obtener un cono. Lo sacamos, ponemos el relleno en el agujero usando una cuchara o una bolsa de pastelería. Quitamos la parte inferior del cono y volvemos a colocar en su sitio la parte superior del cupcake. Decoramos con el glaseado y ¡listo!

¡Qué aproveche!

Pastel de uvas moscatel de grano menudo


Hace 10 días más o menos, una buena amiga nos dio un montón de uvas procedentes de sus parras en Milla de Tera, Zamora. Estaban muy buenas, una variedad llamada Muscat Blanc, que se caracteriza por el pequeño tamaño de las uvas y sus apretados racimos. Pero después de unos días, empezaron a estropearse, así que decidí hacer algo de repostería con ellas. Las recetas siguientes son el resultado.

La primera receta es este pastel de uva, inspirado en una receta para hacer Buckle de uvas Coronation. Obviamente, la principal diferencia es el color, porque las uvas coronation son grandes y moradas, mientras que las mía eran pequeñas y verdes… por lo que el pastel es menos llamativo, aunque igualmente delicioso.

Pastel de uvas

Un Buckle o Crumble es un tipo de pastel hecho en una sola capa con frutos que se añaden a la masa. Generalmente se prepara con arándanos, pero cualquier fruta de temporada funcionará bien (como en la receta de hoy), en otras palabras, esta receta es de las que se guardan, porque os sacará de un apuro en más de una ocasión.

La cobertura es similar a un streusel, lo que le da un aspecto muy bonito y crujiente; pero decidí añadir un poco de azúcar en polvo para igualar el color y hacerlo un poco más “fotografiable”, aunque sólo porque mis uvas no eran tan bonitas como las coronation.

Ingredientes

Relleno

  • 3 cucharadas de maicena
  • 2 tazas de uvas sin semilla
  • 2/3 taza de azúcar
  • 1/8 taza de agua (25 ml)
  • 1 ½ cucharaditas de zumo de limón

Cobertura

  • 1/3 taza de harina
  • ¼ taza de azúcar granulada
  • 1 cucharadita de canela
  • ¼ cucharadita de sal
  • ¼ taza de mantequilla sin sal, fría, cortada en trozos

Pastel

  • 3/4 taza de mantequilla sin sal, suavizada
  • 1 taza de azúcar granulada
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 3 huevos grandes
  • 1 1/3 taza de harina
  • 1 ½ cucharadita de polvos de hornear
  • ½ cucharadita de sal

Procedimiento

Relleno

Ponemos la maicena en una taza de medir y agregamos suficiente agua para hacer 1/3 taza (75 ml) de líquido, reservamos. Agregamos las uvas, el azúcar, el agua y el zumo de limón en una olla y revolvemos. Colocamos la olla a fuego medio y llevamos a ebullición. Cocinamos durante 5 ó 10 minutos, sin dejar de remover. Añadimos la mezcla de maicena y continuamos la cocción, removiendo, hasta que ya no se vea turbia por la maicena; unos cinco minutos.

Retiramos la olla del fuego, transferimos el relleno a otro recipiente y dejamos enfriar a temperatura ambiente. No hay que saltarse este paso, porque si no al montar el pastel, si el relleno no está a temperatura ambiente se formarán burbujas que desbordarán y el horno va a quedar perdido.

Cobertura

En un tazón mediano, agregamos la harina, el azúcar, la canela, la sal y la mantequilla. Usando los dedos, trabajamos la mantequilla con los ingredientes secos, hasta que la mezcla quede con el aspecto de terrones pequeños y quebradizos. Refrigeramos hasta el momento de usarlo.

Pastel

Mezclamos la mantequilla, el azúcar y la vainilla hasta que estén cremosos. Agregamos los huevos, uno a uno, mezclando bien tras cada adición. En un recipiente aparte, mezclamos la harina, el polvo de hornear y la sal. Añadimos poco a poco los ingredientes secos a los húmedos y batimos hasta que se mezclen bien.

Montaje

Precalentamos el horno a 350 ˚ F (180 ˚ C).

Engrasamos y enharinamos un molde redondo desmontable (9 pulgadas  ó 23 cm) y vertemos la masa del pastel. Por encima echamos cucharadas del relleno de uva y removemos suavemente con un cuchillo para crear un efecto  marmolado sobre la superficie. Cubrimos con la mezcla del streusel y horneamos durante 50 – 60 minutos o hasta que un palillo salga limpio.

¡Qué aproveche!

Y no os perdáis mi próxima  receta: ¡Cupcakes de violeta y uva!

Tardío pastel de manzana


He hecho todo lo posible por publicar esta entrada el 12 de octubre, día de la hispanidad, de las Fuerzas Armadas y Santo de mi hija Pilar (y de todas las Pilares), pero entre una cosa y la otra no llegué a tiempo. :( Pero más vale tarde que nunca, así que ¡Feliz Santo Pilar!

En la versión en inglés de este post comentaba que el año pasado dediqué toda una semana a conmemorar el descubrimiento de América con recetas típicas de las principales paradas que realizó Cristóbal Colón en su viaje. Pero este año me he organizado fatal y no he hecho nada más que este delicioso pastel de manzana; uno de los postres favoritos en Estados Unidos y como todos somos americanos (a pesar de la terminología que algunos utilicen ;) ), pues creo que resulta también apropiado para celebrar esta fecha.

Pastel de manzana

La receta la saqué de Joy of Baking, una de mis páginas favoritas, porque con sus recetas nunca fallas. No he cambiado nada, lo único que hago ahora es daros la versión en español para que también podáis hacerla en casa. En la introducción a la receta te dicen que lo importante del apple pie es la masa y las manzanas (dah!) en cuanto a la masa, yo usé una masa Brisa que compré en el súper (vosotros podéis hacer lo mismo, usar vuestra receta o bien seguir la que os dejo aquí debajo), en cuanto a las manzanas, usé Golden Delicious, pero también podéis usar Granny Smith o elegir varios tipos y mezclarlas.

Bueno, vamos con la receta.

Ingredientes

Pie Crust

  • 2 ½ tazas (350 gramos) de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas (30 gramos) de azúcar
  • 1 taza (226 gramos) de mantequilla sin sal, fría y cortada en cuadraditos de aprox. 1 pulgada (2,5 cm)
  • De ¼ a ½ taza (60 – 120 ml) de agua helada

Relleno

  • 1,1 kg (2 ½ libras) de manzanas (aproximadamente 6 grandes), peladas, sin corazón y rebanadas en rodajas de 1/4 pulgada de espesor (más o menos)
  • ¼ taza (50 gramos) de azúcar
  • ¼ taza (55 gramos) de azúcar morena
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • ¼ cucharadita de nuez moscada (opcional)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 2 cucharadas (28 gramos) de mantequilla sin sal
  • 1 ½ cucharadas (15 gramos) de maicena (harina de maíz)

Procedimiento

Crust Pie: En un procesador de alimentos, echamos la harina, sal y azúcar y movemos hasta que se mezclen. Añadimos la mantequilla y mezclamos hasta que la masa tenga apariencia como de bolitas pequeñas (unos 15 segundos).

Vertemos ¼ taza (60 ml) de agua en un chorro lento y constante, a través del tubo de alimentación hasta que la pasta apenas se ligue al ser pellizcada. Si es necesario, añadimos más agua. No trabajarla más de 30 segundos.

Colocamos la masa sobre la superficie de trabajo y formamos una bola. Dividimos la masa en dos, y las aplanamos un poco hasta formar un disco, cubrimos con papel plástico y refrigeramos por aproximadamente una hora antes de usarla.

Después de que la masa se haya enfriado suficientemente, sacamos una porción de la masa de la nevera y la colocamos sobre una superficie ligeramente enharinada. La estiramos para cubrir la base del molde (unos 30 cm de circunferencia). Retiramos el exceso de harina y cortamos los bordes  para que encaje en el molde. Cubrimos con papel plástico y llevamos nuevamente a la nevera.

Después sacamos la otra mitad de la masa, la estiramos y la llevamos nuevamente a la nevera para que esté lista para cubrir las manzanas cuando el relleno esté listo.

Relleno: En un tazón grande, combinamos las manzanas en rodajas con el azúcar, zumo de limón, canela molida, nuez moscada y sal. Dejamos reposar a temperatura ambiente durante al menos 30 minutos o hasta tres horas. Luego, colocamos las manzanas y los jugos que hayan soltado en un colador colocado sobre un recipiente grande (para recoger los jugos). Dejamos escurrir las manzanas durante unos 15-30 minutos o hasta que tengamos alrededor de ½ taza (120 ml) de jugo.

Rociamos una taza de medir resistente al calor con un aerosol con aceite vegetal  y vertemos los jugos dentro más las 2 cucharadas (28 gramos) de mantequilla sin sal. Lo metemos en el microondas y hervimos el líquido, en máxima potencia, aproximadamente 5 ó 7 minutos, o hasta que el líquido se haya reducido a más o menos 1/3  taza (80 ml) y tenga consistencia de caramelo o sirope  ligero. (Si se prefiere, esta reducción se puede hacer sobre el fuego).

Mientras tanto, sacamos de la nevera la parte de masa que será la tapa del pastel y la dejamos a temperatura ambiente durante unos 10 minutos, para que se ablande un poco. Pasamos las rodajas de manzanas a un recipiente grande y mezclamos con la maicena. A continuación, vertemos el almíbar reducido sobre las manzanas y revolvemos bien. Echamos las manzanas y su jarabe en la base del pastel. Humedecemos los bordes de con un poco de agua y luego colocamos la parte superior sobre las manzanas. Esconderemos cualquier exceso de masa por debajo de la corteza inferior y luego doblaremos los bordes con los dedos o con un tenedor. Con un cuchillo afilado, hacemos cinco ranuras en el centro de la tarta (de dentro hacia afuera) para permitir que el vapor escape. Cubrimos el pastel con papel plástico y lo colocamos en la nevera mientras precalentamos el horno a 220 ºC (425 ºF).

Colocamos la parrilla del horno en el nivel inferior y ponemos un trozo de papel de aluminio para retener los jugos de manzana que puedan escapar de la tarta. Horneamos durante unos 45 a 55 minutos o hasta que los jugos comienzan a burbujear a través de las rendijas y las manzanas estén tiernas (no blandas) cuando un palillo o un cuchillo afilado se inserta a través de una de las rendijas.

Debemos asegurarnos de cubrir los bordes de la tarta con un anillo de papel de aluminio para evitar dorarlos en exceso después de aproximadamente 30 minutos. Retiramos la tarta del horno y la refrescamos sobre una rejilla cerca de 3-4 horas antes de cortar. Servimos caliente o a temperatura ambiente con helado de vainilla o nata montada.

¡Qué aproveche!

Hace un año:

Semana de la Hispanidad. Día 1, Piña Colada y Peas’n Rice

Sabor cubano: Sándwich Cubano y

Cuba Libre

Día de la Hispanidad: Guacho de marisco Darienita

Méjico lindo y querido: Enchiladas al Horno

Suspiros de limeña 

Macarons


Sé que no he estado muy habladora últimamente. Pero sigo aquí, aunque no por mucho tiempo, mañana me voy a pasar unos días en París con mi marido. Para dejaros con un buen sabor de boca e iros aclimatando a los aires franceses, os muestro los macarons que he hecho hoy.

Macarons con dulce de leche y almendra

La base es la misma para los tres tipos, lo único que varía son los rellenos. En este post tenéis la receta de los macarons básicos y del ganache de chocolate blanco, además de una plantilla para que os queden todos iguales. En aquella ocasión utilicé frambuesas, hoy la fruta elegida ha sido el mango, mango español nada más y nada menos. Muy sabroso, ¡sí señor!

Macarons con chocolate blanco y mango

Los otro dos ganaches son el de chocolate y el de dulce de leche con almendra crocanti. Pero he de confesar que el dulce de leche lo compre ya hecho, así que sólo publico la receta del de chocolate.

Como veis esto de los macarons no tiene mayor complicación, sólo hace falta un poco de paciencia y práctica para hacer las “galletas”, lo demás es coser y cantar.

Macarons con chocolate

Ganache de chocolate

  • 150 g de chocolate negro en trocitos
  • 150 ml de nata líquida
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • Una pizca de sal

Procedimiento

Ponemos el chocolate en un cuenco refractario. Vertemos la nata y el azúcar en un cazo pequeño y calentamos al fuego hasta que el azúcar se disuelva y la nata rompa a hervir. Añadimos la sal y vertemos la nata caliente sobre los trocitos de chocolate, removiendo bien hasta que se funda. Esperar a que se enfríe y espese antes de usar.

Ya sólo queda cubrir una mitad con una pequeña cantidad del relleno elegido, colocar encima la otra mitad y presionar suavemente para que el relleno sobresalga un poco por los lados.

En el caso del dulce de leche, le eché un poco de almendra crocanti por encima y luego presioné los lados sobre trozos de almendra para que quedaran pegados algunos.

A los de chocolate simplemente los espolvoreé con un poco de cacao por encima y a los de chocolate blanco les puse unos pequeños trocitos de mango dentro.

Espero que os gusten estas sugerencias.

Hablando de sugerencias, ¿tenéis alguna para mi de sitios que pensáis que estaría bien visitar en París?

¡Qué aproveche!

Sopa borracha Panameña


Cuando vas una fiesta un poco especial en Panamá, léase Aniversarios, Quinceaños, Bodas,… las posibilidades de encontrarte en el buffet con una gran fuente de sopa borracha son del 99.9%

La receta de hoy es un impescindible en cualquier repertorio de comida Panameña, por lo que no podía faltar en este blog.

Su preparación es bastante simple, pero como todo lo bueno, requiere cierto tiempo. Aunque no demasiado, así que os asustéis. Otra cosa, no hace falta que hagáis el bizcocho vosotros mismos, podéis comprarlo hecho, pero aseguraos de que quede un poco tostado para que no se deshaga al mojarse.

Sopa Borracha Panameña

Ingredientes

Bizcocho

  • 3 tazas de harina
  • 12 huevos
  • 1 taza de azúcar
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 cucharada de ralladura de limón o vainilla

Sirope

  • 2 tazas de pasitas
  • 2 tazas de ciruelas pasas
  • 2 tazas de ron
  • 2 tazas de moscatel
  • 2 tazas de jerez seco o Brandy de jerez o de vino oporto
  • 1 ½ taza de azúcar
  • 2 ramas o rajas de canela
  • 12 clavos de olor
  • 2 rodajas de limón
  • 2 tazas de agua

Procedimiento

Bizcocho

Precalentamos el horno a 180 ºC (350 ºF).

Batimos las claras a punto de nieve, añadimos las yemas y el azúcar poco a poco. Después añadimos en forma envolvente la harina cernida, con la sal y el polvo de hornear. Por último echamos la ralladura de limón o la vainilla. Lo ponemos en un molde forrado con papel de horno y lo horneamos durante 45 minutos aproximadamente o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

Sirope

Ponemos a marinar las ciruelas pasas y la pasitas (uvas pasas) en un tazón grande con los licores. Es preferible dejarlas así de un día para otro para que absorban bien el alcohol.

En una olla pequeña ponemos el agua con e l azúcar, limón, canela y clavos de olor. Lo llevamos a ebullición, bajamos el fuego y dejamos que se cueza despacio hasta que se forme un almíbar no muy espeso. Lo colamos y dejamos refrescar.

Una vez fresco, añadimos la mezcla de las pasitas y ciruelas pasas con el licor al sirope. Cortamos el bizcocho en cuadraditos o rombos pequeños, los colocamos en una fuente onda y los bañamos con el sirope, asegurándonos de que el mismo lo moje todo. Ahora también sería conveniente dejarlos reposar e ir intercambiando la posición de los trozos en la fuente para asegurarnos de que se empapen bien todos. Decoramos con las pasitas y ciruelas pasas y grajeas plateadas.

Para servirlo, se puede hacer directamente en la fuente y que cada quien se vaya sirviendo, o bien llevarlo a la mesa ya en raciones individuales como lo hice yo para este blog.

¡Qué aproveche!

Fuente: La cocina clásica de Panamá II, por Rosita Córdoba

Cupcakes de Chocolate y nube


Algo para picar durante el fin de semana…

Estos cupcakes están increíblemente buenos, con un intenso sabor a chocolate y frosting de nube (Marshmallow)…

También os dejo con una de mis canciones favoritas, Billionaire (versión apta para todos los públicos) de Travis McCoy y Bruno Mars. Así tenéis además algo que escuchar mientras probáis estas delicias.


Ingredientes

Cupcakes

  •  2 onzas (60 gramos) de chocolate semidulce, troceado
  • 2 cucharadas (15 gramos) de cacao en polvo
  • ½ taza (120 ml) de agua hirviendo
  • 1 taza más 2 cucharadas (150 gramos) de harina
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • ½ cucharadita de bicarbonato de soda
  • ¼ cucharadita de sal
  • ½ taza (113 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 1 taza (200 gramos) de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • ½ taza (120 ml) de leche

Frosting de nube

  •  1 taza (226 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • Un bote de 7 oz (198 gramos) de crema de nube (Fluff)
  • 2 tazas (230 gramos) de azúcar impalpable (azúcar glas o en polvo), tamizada
  • 2-4 cucharadas de nata ligera

Procedimiento

Cupcakes de chocolate

Precalentamos el horno a 350ºF (177ºC) y colocamos la bandeja del horno en el centro del horno. Cubrimos la bandeja para muffins con moldes de papel.

Colocamos en un bol resistente al calor el cacao en polvo y el chocolate troceado. Vertemos el agua hirviendo y removemos hasta que se derritan. Dejamos enfriar mientras que hacemos la masa.

En un tazón aparte, mezclamos harina, polvo de hornear, bicarbonato y sal. En otro recipiente batimos la mantequilla hasta que esté suave y cremosa. Poco a poco agregamos el azúcar y seguimos batiendo hasta que la mezcla esté esponjosa. Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Agregamos el extracto de vainilla y la mezcla de chocolate derretido y batimos hasta que todo quede incorporado.

Añadimos la mezcla de harina y la leche en tres adiciones, comenzando y terminando con la mezcla de harina. Batimos sólo hasta que los ingredientes se incorporen.

Dividimos la masa en los moldes para muffins y horneamos durante unos 18 – 23 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro, éste salga limpio. Retiramos del horno y los colocamos sobre una rejilla para que se enfríen. Decorar con el frosting.

Frosting de Marshmallow

Batimos la mantequilla hasta que esté suave, echamos el extracto de vainilla y la crema de nube. Con la batidora a velocidad baja, añadimos gradualmente el azúcar. Añadimos la nata y batimos para que quede todo bien mezclado. Luego, a velocidad alta, batimos hasta que esté suave y esponjoso (unos 3-5 minutos). Agregamos más crema o azúcar glas si es necesario para conseguir la consistencia deseada para decorar.

¡Qué tengáis un buen fin de semana!

Música: Billionaire. Interpretes: Bruno Mars y Travis McCoy

Receta: Joy of baking

Soluciones rápidas con hojaldre


Me gusta tener siempre en casa un par de paquetes de masa de hojaldre; por lo menos una vez a la semana termino usándolas, ya sea rellenas con jamón y queso, como base para quiches o en forma de empanadas… no importa cómo, porque son muy versátiles.

La semana pasada, por ejemplo, me resultaron muy útiles para una merienda rápida con amigos. Primero hice estos hojaldres de manzana. Tan fáciles que no os lo vais a creer.

Hojaldres de manzana

Ingredientes

  • 1 paquete de hojaldre refrigerado
  • Almendras trituradas
  • 1 manzana
  • Azúcar
  • Canela molida

Procedimiento

Cortamos la masa en círculos con la ayuda de un vaso o un cortador de galletas. Quitamos el corazón y cortamos la manzana en rodajas. Colocamos una rebanada de manzana encima de cada círculo de masa. Espolvoreamos con azúcar y canela, echamos un puñadito de almendras en el medio y agregamos otro poco de azúcar (para las almendras). Horneamos durante 15 minutos a 180 º C (350 º F)

Alternativas: se puede usar azúcar morena en lugar de azúcar blanco, también podríamos caramelizar las almendras con el azúcar moreno en un cazo al fuego y añadirlas al final antes de servir.

La segunda merienda rápida que hice fueron estas hermosas palmeritas. La receta es de Inna Garten de Barefoot Contessa. Son deliciosas y, sí, también, muy muy fáciles de hacer.

Palmeritas

Yo sólo hice la mitad de la receta (necesitaba la otra hoja de hojaldre para la manzana), pero os paso la receta original.

Ingredientes

  • 2 tazas de azúcar
  • 1/8 cucharadita de sal kosher (yo usé sal Maldon)
  • 2 hojas de hojaldre

Procedimiento

Precalentamos el horno a 450 º F (220 º C).

Combinamos el azúcar y la sal. Vertemos 1 taza de la mezcla de azúcar y la sal sobre una superficie plana. Estiramos la primera hoja de hojaldre sobre el azúcar y vertemos ½ taza de la mezcla de azúcar por encima, esparciendo de manera uniforme sobre la masa de hojaldre. No se trata de echar un poquito, sino de hacer una buena capa de azúcar. Con un rodillo, extendemos la masa hasta que el azúcar se haya metido bien en ella, tanto por arriba como por abajo. Enrollamos los lados de la masa hacia el centro hasta que se junten en medio y luego doblamos una mitad sobre la otra como si cerráramos un libro.

Cortamos la masa en rebanadas no muy gruesas y las colocamos sobre una bandeja forrada con papel antiadherente con la parte del corte  hacia arriba. Colocamos la segunda lámina de hojaldre en la mesa con azúcar, rociamos con la  mezcla de azúcar restante y hacemos igual que con la primera.

Horneamos las palmeritas durante 6 minutos o hasta que estén caramelizadas y doraditas por abajo, luego les damos la vuelta con una espátula y horneamos 3 ó 5 minutos más, hasta que caramelice en el otro lado. Tenemos que estar muy pendientes del horno porque estas palmeras tienden a tostarse demasiado si nos pasamos horneando. Uno o dos minutos pueden hacer la diferencia.

Cuando estén las pasamos a una rejilla para que se enfríen.

Espero que os gusten estas recetas, han pasado a ser dos de mis favoritas para fiestas, invitados inesperados o una noche de cine en casa.

¡Qué aproveche!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 888 other followers

%d bloggers like this: